El control de calidad de los materiales, un paso imprescindible al construir

Cuando se va a iniciar la construcción de una obra, resulta tan importante llevar el control de la calidad de los materiales a ser utilizados, como importante es contar con un buen diseño y control de la construcción.

Para iniciar un proyecto, el constructor debe estar seguro de que las características de los materiales a ser usados sean adecuados y compatibles con los requerimientos de la infraestructura a ser levantada, para que esta no presente fallas, previniendo así pérdidas económica o situaciones de riesgo para quienes utilizarán la infraestructura construida.

Una verificación técnica de los materiales garantizará la buena calidad de una obra bien hecha, que se aspira que tenga una larga vida útil. Esta se realiza mediante la realización de ensayos y pruebas, a través de las cuales se obtienen las características físicas y mecánicas de los materiales a ser utilizados en una obra.

Los materiales para construir se dividen en dos grandes grupos: los tradicionales, que son aquellos que han venido siendo utilizados desde tiempo atrás y que ya se encuentran regulados por normas y especificaciones que indican sus características. Entre ellos están la madera, el hierro, el acero, el concreto, el ladrillo, el vidrio, el asfalto, etc. 

Y los no tradicionales, que recientemente se los está utilizando para obras o que tienen poco tiempo de haber aparecido en el mercado de la construcción, no existiendo para ellos especificaciones que los regulen.

Entre ellos se cuentan, por ejemplo, el concreto traslucido, el silestone, los compactos de cuarzo, el mortero de cemento, el caucho reciclado (CCR), el concreto reciclado, impermeabilizantes hechos con llantas, los T-Blocks, etc.

Debido a que no existe aún suficiente experiencia de aplicación de estos, no ha sido posible establecer completamente sus índices de regulación y de control de calidad. Por ejemplo, el comportamiento a largo plazo o durabilidad de estos elementos solo se sabrá al observar su estado con el paso de los años

VARIABLES Y ATRIBUTOS

Algunas características de los materiales, que son medibles en escala numérica, son denominadas variables. Por mencionar un par están la longitud y la resistencia.

Mientras, otras se miden por su carácter cualitativo y no cuantitativo, por lo que son llamadas atributos. Como lo son la presencia o no de nudos en una madera, de manchas en una loseta de cerámica, o el hecho de que haya fisuras visibles en un prefabricado de concreto.

Al momento de crear el proyecto a construir se deberán definir de forma precisa la calidad de los materiales y las formas de control que se establecerá para los mismos, tomando en cuenta las regulaciones establecidas para ello.

NUESTRAS TÉCNICAS DE CONTROL

Entre los servicios que presta Cevaconsult, están incluidas algunas pruebas de control de calidad de materiales, que ayudarán a constructores y fiscalizadores a ejecutar sus obras exitosamente. Estas son:

  1. Ensayos de densidades de campos de los materiales para realizar base, sub-base y de mejoras de suelos, con los cuales se determina la densidad y la humedad óptima del material. Los tipos de pruebas más utilizados aquí son la de cono de arena, densimetría nuclear y la densimetría eléctrica.
  2. El CBR, que es una prueba que indica si los valores del material estudiados cumplen con los niveles de rango de calidad mínima establecidos.
  3. El Cono Dinámico o DCP, que es una prueba rápida de campo que indica resultados similares a los del estudio CBR.
  4. Ensayos de clasificación del suelo donde se va a construir, que muestran si estos cumplen con la compactación necesaria. Incluyen granulometrías, límites plásticos y de contenido de humedad.

LA CALIDAD DEL HORMIGÓN

En cuanto al control de hormigones y concretos, hacemos varios tipos de pruebas, de tipo «destructivas» y «no destructivas»:

  1. Toma de muestras en varios cilindros, que deben pasar un tiempo de sumersión en agua, en diferentes períodos de tiempo, que al cumplirse se van rompiendo bajo la presión de una prensa especial. Este proceso brinda información sobre el nivel de resistencia del concreto y si este alcanza el 100% del valor del rango mínimo establecido.
  •  2. Prueba con Esclerómetro, en la que se somete el hormigón a impactos con un martillo especial. También ayuda a determinar el nivel de resistencia de este material.
  • 3. Extracción de núcleo, que es otra prueba de resistencia que requiere muestras tomadas de los cilindros sumergidos por 28 días o más.
EL ASFALTO Este material utilizado para la construcción de vías también debe ser sometido a pruebas de calidad antes de ser utilizado, para conocer su resistencia y prever que su durabilidad sea mayor. La prueba de MARSHAL, es un tipo de estudios de asfalto que realizamos, utilizando un densímetro nuclear. Las muestras de mezcla asfáltica, que deben tener forma y medidas pre establecidos, sirve para conocer el contenido óptimo y la compactación del asfalto.

Fuentes:

Unicontrol (unicontrolsl.com)

Cevaconsult: entrevistas a técnicos especializados.