Pasos clave para construcciones seguras

La correcta investigación del tipo de suelos, así como un adecuado diseño de cimentaciones, antes de levantar una edificación, están entre los aspectos que hacen la diferencia entre construir con éxito un inmueble perdurable, o  terminar con una estructura de alto riesgo.  No realizar un estudio geotécnico, puede conllevar a peligrosas fallas en cualquier tipo de construcción.

construccionesseguras

Éste es uno de los motivos por los cuales, en Ecuador, es una norma establecida que los Gobiernos Autónomos Descentralizados  Municipales (GAD-M) definan el uso de cada tipo  de suelos en sus jurisdicciones y describan las características de las edificaciones que se permiten o no levantar en cada área.
Los GAD exigen también el informe geotécnico para otorgar los permisos de construcción, así como una carta de compromiso suscrita por un geotécnico responsable. Esta carta debe ser avalada por una empresa que cuente con experiencia en los estudios geotécnicos

Además, la Norma Ecuatoriana para la Construcción (NEC 2015) establece los requerimientos a cumplir, para garantizar un comportamiento adecuado de las edificaciones en el territorio nacional, entre ellos, contar con los estudios de suelos técnicamente realizados.

Por ejemplo, en la costa del Ecuador hay varios tipos de suelos, que pueden ser identificados como «heterogéneos» o «erráticos».

Un caso particular es el suelo del cantón Pedernales, ubicado en el norte del perfil costero nacional, donde existen áreas específicas que presentan suelos denominados «licuables», que se caracterizan por tener arena suelta.

Fue en este sector donde justamente se localizó el epicentro del terremoto que tuvo lugar el16 de abril del 2016, resultando el sitio con un importante nivel de destrucción de sus estructuras.

La construcción y reconstrucción de edificaciones en este tipo de suelos, requiere por ello técnicas especiales de cimentación, que brinden soluciones a las dificultades que se pueden presentar debido al tipo de suelo que allí se encuentra.

Blas Cruz, Master en Ingeniería, explica que un estudio de suelos consiste en una investigación geotécnica, que incluye la exploración de campo, ensayos de laboratorio y la elaboración de un informe técnico. 

En estos estudios, se determinan todas las características del suelo que se presenta en el sitio donde se realizará la construcción y se especifica el comportamiento del mismo. 

Mediante distintas técnicas y ensayos de laboratorio, se pueden conocer aspectos como la plasticidad, la capacidad de carga o la compresibilidad del suelo, por mencionar algunos. Además, en el informe final del estudio se definen las recomendaciones de cimentación más adecuadas para el proyecto, dependiendo de los resultados obtenidos. 

Todos los proyectos son diferentes, por lo que cada uno requiere un distinto estudio geotécnico. Por esta razón es importante que se estudien los datos específicos de cada obra.

El tiempo para realizar este proceso, depende del tipo de obra y el tamaño del estudio. Algunos análisis geotécnicos pueden requerir sondeos (perforaciones en el suelo) de mucha profundidad, por lo que pueden tomar más tiempo que otros.

Tanto por prevención, como por seguridad, es indispensable que la labor de diseño, construcción y control de calidad de todos los proyectos constructivos, estén a cargo de profesionales competentes y capacitados. ¡En la construcción nada debe quedar al azar!

 
Compartir este artículo